He estado compartiendo el amor por los fermentos durante algunos años. El día anterior a un taller, generalmente siento una emoción dentro de mí. ¿A quién voy a encontrar? ¿Les gustarán mis fermentos? ¿Les gustará la forma en que enseño? ¿Los convenceré? Normalmente empiezo a fermentar un par de semanas antes del taller. El día anterior, compro la col para el chucrut. ¡Esa es toda una aventura en sí misma!

Para mi último taller, fui a 4 lugares diferentes. En primer lugar, las coles eran pequeñas y no se veían frescas. La segunda tienda tenía solo 2 coles, la tercera, ¡ninguna! Y por suerte para mí, la cuarta tienda tenía 6 coles más. Solo necesitaba 8 esta vez.

Por la noche, antes de acostarme, reviso dos veces mi lista. Se imprimen los folletos, se planchan los delantales. Lo último que hago es mover mis fermentos de los frascos grandes a los frascos pequeños, para poder transportarlos fácilmente. ¡Todo está listo la noche anterior, tengo la sensación de que todo queda perfecto y no puedo esperar al día siguiente!

Luego, pienso en toda la gente que he conocido a través de estos talleres. He conocido a una gran variedad de gente interesante, desde personas conscientes de la salud, como médicos, entrenadores de salud, nutricionistas, biohackers; hasta las personas que se embarcan en un mundo más saludable. Muchos de ellos han intentado hacer alimentos fermentados en casa, pero no estaban seguros si lo estaban haciendo bien. Otras personas simplemente vienen porque tienen curiosidad. Y otros, ya sea enviados por su nutricionista, médico o incluso un amigo que conoce sus problemas de salud. De cualquier manera, me encanta ver cómo, al final del taller, después de haber respondido todas sus preguntas, se ven aliviados y emocionados porque se dan cuenta de lo fácil que es preparar alimentos fermentados.

Y eso es exactamente lo que me encanta de enseñar los conceptos básicos de la fermentación. Ya sea que coman alimentos fermentados por el resto de sus vidas, o si se olvidan de ellos en el momento en que termina el taller, “se planta una pequeña semilla” en la gente. Y la mayoría continuará difundiendo el amor por los fermentos.