“Y ahora que tienes algo de tiempo en tus manos, ¿cómo lo empleas?”

 

Desde antes de la cuarentena, a mí me gusta mucho leer, escuchar libros, escuchar podcasts, entrevistas con gente que me inspire. Ayer precisamente estuve escuchando a Melanie Moore, una mujer a quien sigo regularmente porque es positiva y me motiva. Ella nos hizo una pregunta: ahora que el mes de abril comienza, ¿cuál es tu plan para este mes, qué te gustaría lograr?

 

Me di cuenta de que cada mes pasa y, con el trajín de la vida, nunca me hago esa pregunta. Siempre estoy pensando en qué voy a hacer de comer, qué tareas tienen que hacer los niños, que si nos hace falta papel de baño o comida para el perro, etc. Seguramente te suena familiar.

 

Pero si queremos ver el lado positivo de lo que estamos viviendo, podríamos considerarlo como una oportunidad para tomarnos el tiempo de reflexionar. ¿Qué has dejado de lado que podrías empezar a hacer hoy?

 

Una amiga me dijo que por la cuarentena, su compañía le recortó las horas laborales a medio tiempo y que ahora va a empezar a pintar. Otra amiga está aprovechando el tiempo extra para organizarse antes de que nazca su bebé. Un amigo está aprendiendo algo nuevo y quizás después de la cuarentena, cambiará de carrera.

 

También escuché un podcast con Jim Kwik, quien habla mucho de la importancia de aprender constantemente para mantener un cerebro sano y ágil. En su último podcast hace la analogía entre la casita de la oruga y nuestra situación de aislamiento:

 

Cuenta la historia de niño que vió a una oruga y le pidió a su mamá si se la podía quedar. La mamá le dijo sí, siempre y cuando la cuidara bien. Entonces pusieron a la oruga en un frasco con unas hojas para que comiera. La oruga empezó a hacer su capullo y a medida que pasaba el tiempo, su capullo se hizo cada vez más grande.

 

Llegó un momento en que la oruga empezó a intentar salir de su casita; poco a poco con movimientos y empujones. Entonces el niño, que observaba todo fascinado, sintió pena de que la oruga batallara tanto. En eso se le ocurre una idea y va corriendo a buscar unas tijeras para abrirle la casita a la oruga. La oruga sale de su casita, pero ni es una oruga, ni es una mariposa.

 

El niño va corriendo hacia la mamá y le dice todo lo que pasó. La mamá le responde que desafortunadamente esa oruga no será una mariposa. Que para ser una mariposa tiene que batallar, que la lucha es parte del proceso.

 

Nosotros, al igual que la oruga, creemos que ya estamos listos para salir del capullo, cuando quizás se nos está dando una oportunidad para crecer y desarrollarnos para volvernos aún más fuertes. Y mientras estamos dentro de casa, ¿porqué no aprovechar nuestro tiempo para reinventarnos y reforzar nuestras defensas?

 

Si cierras tus ojos y te imaginas en el futuro después

de la cuarentena ¿cómo quieres recordarte?

Cuando te preguntes “qué hice durante la cuarentena”,

¿qué respuesta te gustaría escuchar?

 

En otro podcast que escuché, Tee Major da muchos tips de cómo hacer ejercicio en espacios confinados. Así que si vives en un lugar pequeño, también puedes hacer ejercicio y mantenerte en forma. Pero para mantenerte saludable, no solamente es importante hacer ejercicio y comer saludable, sino también es muy importante alimentar a tus ojos y oídos con mensajes positivos.

 

Presta atención a lo que decides ver en la tele o leer en las redes sociales. Te invito que seas muy selectiva en lo que leas y escuches, y que escojas cosas que te nutran, que te inspiren y que te motiven a prepararte durante esta metamorfosis que todos estamos viviendo. Y que cuando finalmente estemos listos para salir de nuestro capullo, nuestras alas sean fuertes y sanas.

 

En la cuarentena hago esto para reforzar mis defensas:

 

  • Ejercicio en casa, aún en espacios confinados. Movimiento, aún si es solo subir y bajar escaleras.
  • Meditación o visualización, para una salud mental, pues es tan importante como la física.
  • Escribir tus pensamientos en un diario, esto contribuye a la salud mental también.
  • Evitar ver o leer noticias todo el tiempo. Rodearme de mensajes positivos.
  • Comer balanceado, y añadir un poco de chucrut a las comidas.
  • Y para reinventarme, ¡aprendo algo nuevo! Existen muchos enlaces, aquí uno de ellos: udemy.

 

¿Qué estás haciendo para reinventarte y reforzar tus defensas? ¡Comparte tus estrategias mencionando a Encurtidos Caseros en Instagram o en Facebook!