Soy una de las pocas personas que prefieren tomar té porque no me gusta tomar café. Mi familia siempre ha sido de la costumbre de tomar cafecito en las mañanas y en las tardes.

 

Me gusta el olor del café, pues me trae recuerdos de mi infancia cuando mis tías, mi mamá y mis abuelitos se sentaban juntos a platicar tomando café y comiendo pan dulce.

 

Cuando estaba en la universidad sentí la necesidad de tomar café, pues todo mundo lo hacía y yo quería tener energía después de haberme ido de fiesta el fin de semana. Lo hice durante unos meses, pero después me di cuenta que me estaba perjudicando. Estaba contando con la cafeína que me daba el café, en lugar de contar con mi propia energía para empezar mi día.

 

El otro problema, en mi caso, era que al café me gustaba acompañarlo con un croissant, o cuernitos. No podía tomar café sin cuernos, y viceversa. 

 

Llegó un momento en que me dije que eso no podía continuar porque ya estaba comiendo pan todos los días y la cafeína no me hace tan bien, pues me mantiene muy alerta por mucho tiempo.

 

Así que de un día a otro deje el café y los cuernitos al mismo tiempo. Empecé a contar conmigo misma para tomar energía, empecé a dormir suficiente y eso me dió suficiente energía durante la semana.

 

Fue entonces cuando descubrí el té de diente de león y el té de raíz de achicoria. Ambos tienen un sabor un poco amargo, y si lo combinas con un poco de mantequilla o aceite de coco, saben deliciosos.

 

El diente de león y la raíz de achicoria son plantas herbáceas similares usadas como remedios naturales, cuyas múltiples propiedades aportan beneficios importantes a tu salud. Aquí abajo te cuento un poco más sobre cada uno de esos tés.

El diente de león

 

El diente de león es una planta medicinal bastante común que crece con facilidad. Se ha usado desde hace muchos años para tratar diferentes enfermedades. Esta hierba es muy nutritiva: contiene fibra, proteínas, minerales y vitaminas, A, B y C. También contiene antioxidantes, hierro, betacarotenos, potasio y magnesio.

 

El alto contenido de vitamina A y C hacen que esta hierba sea recomendable para la prevención del cáncer. Estudios científicos afirman que tiene una acción antitumoral e inmunosupresora.

 

El té de diente de león es ideal para sustituir el consumo de café: es bajo en calorías y se eliminan los efectos negativos de la cafeína. 

 

Beneficios del té de diente de león

 

  • Efecto diurético. Su alto contenido de potasio lo hace ideal para tratar problemas de retención de líquidos, y así expulsar las toxinas del cuerpo a través de la orina.

 

  • Beneficia el buen funcionamiento del hígado. Los antioxidantes presentes en sus propiedades ayudan a mejorar la función hepática. Aumenta la producción de bilis, la cual es secretada por el hígado y a su vez ayuda a que éste funcione adecuadamente.

 

  • Estimula el apetito. Su combinación de vitaminas y minerales ayudan a estimular el apetito. Por ello, es ideal para casos de trastornos alimenticios.

 

  • Antioxidante natural. Su contenido de vitaminas ayuda a combatir los radicales libres que hacen que la piel envejezca más rápidamente. 

 

  • Mejora la digestión. Ayuda a tratar problemas digestivos como el estreñimiento gracias a su alto contenido en fibra.

 

  • Combate las afecciones de la piel. Estimula la generación de nuevas células en la piel y la desintoxica, lo que ayuda a combatir infecciones bacterianas como el acné.

 

  • Ayuda a reducir el colesterol. Estudios científicos afirman que ayuda a reducir el colesterol malo y aumentar el colesterol bueno.

 

  • Reduce la inflamación. Ayuda a las personas con problemas como la artritis, disminuyendo la inflamación de las articulaciones y los músculos del cuerpo.

 

  • Fortalece los huesos. Su alto contenido de calcio y antioxidantes ayuda a fortalecer los huesos y a prevenir el daño generado por el proceso de envejecimiento.

 

  • Previene la anemia.  Gracias a sus altos niveles de hierro y vitaminas que son esenciales para la hemoglobina de la sangre, ayuda a las personas anémicas a controlar esta enfermedad.

 

  • Ayuda a la salud visual. Su contenido de Vitamina A y betacarotenos beneficia la salud ocular, protegiendo la vista y estimulando la recepción de luz,

 

 

La raíz de achicoria

 

La raíz de achicoria es una variedad de la planta medicinal achicoria, conocida también desde hace muchos años por sus propiedades naturales. Actualmente se usa como una alternativa saludable al café, pues no contiene cafeína en su composición.

 

Tiene 30 componentes antioxidantes, y el más importante es el betacaroteno, cuya función principal es fortalecer el sistema inmune para protegernos de enfermedades. 

 

Además, es una gran fuente de vitaminas A y B, y minerales como calcio, potasio, magnesio y fósforo. También contiene ácido fólico, ácido pantoténico, niacina, riboflavina y fibra soluble, lo cual la hace un complemento beneficioso que debes incorporar en tu dieta.

 

Su mayor componente es el agua. Aunque es alto en carbohidratos, tiene un bajo aporte calórico.

 

Beneficios del té de raíz de achicoria

 

  • Equilibra la flora intestinal. El consumo de la raíz de achicoria ayuda a equilibrar la flora intestinal gracias a la inulina, una sustancia rica en fibra que estimula el crecimiento y la actividad de las bacterias buenas. Por lo tanto, tiene un efecto probiótico en el organismo, mejora la digestión y ayuda a las personas con problemas digestivos como la acidez o el reflujo.

 

  • Control de peso. Sus compuestos de fibra producen un efecto de saciedad, lo que la convierte en un aliado para el control del apetito y del peso. 

 

  • Reduce el estreñimiento. Su alto contenido de fibra ayuda a mejorar problemas como el estreñimiento.

 

  • Ayuda a reducir el estrés y la ansiedad. Tiene propiedades sedantes que producen un estado de relajación, estimulan el sueño y contribuyen a aliviar el estrés y la ansiedad.  

 

  • Mejora el funcionamiento del hígado. Aumenta la secreción de bilis y descongestiona el hígado. 

 

  • Ayuda a tratar la osteoartritis. Un experimento demostró que sus propiedades antiinflamatorias ayudan en el tratamiento de afecciones como la osteoartritis. 

 

  • Beneficia el sistema cardiovascular. Sus compuestos antiinflamatorios benefician la salud cardiovascular.

 

Como el ser humano es tan adaptable  y a todo se puede acostumbrar, decidí acostumbrarme al sabor amargo del té de diente de leon con una cucharadita de mantequilla y, lo más importante, me acostumbré a no acompañarlo con algo dulce cada vez que lo tomo. 

 

De vez en cuando, especialmente un fin de semana especial, me gusta acompañar mi pastel marmoleado con uno de estos tés y es de lo más delicioso. Lo disfruto enormemente. 

 

¿Qué te parecen todos estos beneficios? ¡Comparte este blog en Facebook y ayuda a que llegue a más personas!