Cómo hacer arroz y crema de coliflor

Cómo hacer arroz y crema de coliflor

Revisando entre mis recetas, encontré el arroz de coliflor. Me aventuré a probarla nuevamente, sabiendo que no todos en mi familia les gusta esta rica verdura. Por lo general siempre se las escondo, pero esta vez sería muy obvia su presencia en nuestros platillos.

 

Además con esto de la cuarentena, e inevitablemente con un par de kilitos de más, estoy optando por comer menos carbohidratos en los días en los que mi cuerpo no los necesita tanto.

 

Para hacer este “arroz”, mucha gente ralla la coliflor para hacerla pequeña. Tu puedes usar un procesador de alimentos, yo utilizo la Thermomix (parecida a esta) que me ocupa menos espacio y me saca de mil apuros.

 

Hice la version completa del arroz, sabiendo que quizás no iba a poder acabármela.

 

Esta es la receta del arroz de coliflor:

 

Ingredientes:

  • Cebollin largo, solo usamos la parte verde en la receta, la blanca la puedes usar en otro platillo
  • 600g coliflor, cortada en pedazos iguales o rallada
  • Sal y pimienta
  • Aceite o mantequilla

 

 

 

 

 

Instrucciones:

  • Picar la parte verde del cebollín
  • Agregar la coliflor rallada (o procesarla hasta que quede en tamaño de arroz)
  • Añade sal y pimienta
  • Fríela en un poco de aceite o mantequilla hasta que quede suficientemente suave, sin perder la forma de arroz

 

 

 

 

 

 

Al final me quedó más de la mitad de este rico arroz, pues no a toda mi familia le gusta. Opté por hacer crema de coliflor.

 

Lo que hice fue sofreir el resto del arroz con un poco de mantequilla. Luego agregué aproximadamente medio litro de agua, y dejé que se cocinara todo junto.

 

Al final agregué un poco más de sal y licué todo para hacerlo una crema de coliflor. Mis hijos ni se enteraron que se estaban comiendo la coliflor del día anterior. A todos les gustó.

 

Si quieres hacer la crema de coliflor, aquí te dejo la receta:

 

Ingredientes:

  • Coliflor
  • Cebolla o cebollín largo (usar ambas partes)
  • Sal y pimienta
  • Agua, o mejor aún, caldo de pollo o verduras

 

Instrucciones:

  • Corta la cebolla en cuadritos
  • Corta la coliflor en partes pequeñas y uniformes
  • Sofríe la cebolla en mantequilla
  • Agrega la coliflor cortada
  • Agrega agua y cocinar por aproximadamente 15-20 minutos
  • Licúa todo junto

 

 

Esta receta en versión vegana es muy fácil. En lugar de mantequilla, usa margarina o aceite de coco, por ejemplo. La crema no necesita leche, a mí me quedó muy cremosa sin agregarle ningún lácteo.

 

 

Y para terminar con esta receta, te cuento un poco sobre las bondades de la coliflor y porqué debería de estar en tu dieta:

 

  • Baja en carbohidratos
  • Tiene un bajo índice glucémico
  • Alta en fibra
  • Tiene vitamina C
  • Contiene sulforafanos, un antioxidante que nos ayuda a protegernos del cáncer y otras enfermedades coronarias.
  • Ayuda también a la digestión y a la sensación de saciedad, especialmente para aquellas que queremos deshacernos de uno que otro kilito.

 

Espero que pruebes alguna de estas recetas. Si te han parecido buenas ideas para cocinar en la semana, ¡compártelas en Facebook!

 

 

Algunas recetas o publicaciones de este blog contienen enlaces afiliados. Con tus compras ayudas a mantener vivo este proyecto. ¡Gracias!

Cómo hacer espagueti de calabacita o calabacín

Cómo hacer espagueti de calabacita o calabacín

 

Si estas buscando una alternativa al espagueti hecho con harina de trigo, y también quieres comer algo bajo en carbohidratos, te recomiendo probar el espagueti de calabacita.

 

Para hacerlo, utilicé una maquinita similar a la que venden en Amazon o un spiralizer. Yo acompañé este espagueti de calabacita con una boloñesa, pero solito sabe muy rico también.

 

Ingredientes:

  • 1 calabacita grande
  • 1 diente de ajo (opcional)
  • Aceite o mantequilla

 

Preparación del espagueti de calabacita:

 

  1. Lava la calabacita
  2. Corta las las puntas
  3. Acomoda la calabacita en la máquina y escoge la navaja hecha para hacer espagueti y cortarla
  4. Sofríe el ajo cortado en láminas
  5. Agrega la calabacita cortada en tiras
  6. Cocina a calabaza con el ajo por unos minutos sin tapar, hasta que tenga una consistencia suave, pero firme.
  7. Agrega sal y pimienta.
  8. Servir y disfrutar.

 

Aquí te muestro la receta para hacer la boloñesa:

Ingredientes:

 

  • Carne molida, o puedes utilizar cualquier alternativa si deseas
  • Ajo al gusto
  • 1 cebolla
  • Sal, pimienta, chile en polvo
  • Puré de tomate o 3-4 tomates frescos cortados en pedazos pequeños
  • 1 zanahoria cortada en cuadritos
  • Orégano (opcional)

Instrucciones:

 

  1. Sofreir la cebolla y el ajo – salteada si se una el instant pot
  2. Agrega la carne y sofríe
  3. Añade la zanahoria en cuadritos y el tomate
  4. Agrega el orégano y cierra la olla
  5. Dejarla cocinar a presión alta por 13 minutos

 

Si no tienes una olla de presión, puedes seguir todos los pasos en una olla normal. Cuando la zanahoria esté algo suave y veas que el resto está listo, puedes apagarle y servir.

 

Muchas veces agrego chícharos (guisantes) o cualquier otra verdura que tenga en mi cocina. Lo importante es que si la verdura se cuece muy rápido, tienes que agregarla casi al final para que no que quede demasiado cocida.

 

Espero que disfrutes de esta receta y si te gustó, ¡compártela en Facebook!

 

 

4 Recetas con kefir de leche o búlgaros

4 Recetas con kefir de leche o búlgaros

Mi fermento favorito, aparte del chucrut, es el kefir de leche o búlgaros. La primera vez que lo probé, estaba con un poco de miedo: no conocía su sabor, ni si era fácil de hacer (tampoco conocía ninguna de las recetas con kéfir de leche).

 

La persona que me regaló los búlgaros me dijo que no tuviera miedo. Seguí las instrucciones, y desde el primer momento en que lo probé me enamoré del sabor y de sus propiedades. Si quieres ver la receta del kéfir de leche da click aquí.

 

¿A qué sabe la leche de búlgaros?

 

Si no lo has probado nunca, imagínate que estás tomando un yogur líquido. Dependiendo de cuántos granos de kefir y leche le agregues, te va a saber más o menos ácido.

 

Otra diferencia con el yogur es la variedad de bacterias que contiene. El yogur por lo general sólo tiene lactobacilus y bifidus. El kefir tiene esas dos bacterias y otras 17 más. Mientras más variedad de alimentos y bacteria consumimos, más se beneficia nuestra flora intestinal.

 

 

Yo hago kefir de leche a diario. Ya está dentro de mi rutina prepararlo mientras hago el desayuno de los niños. Me hago un licuado muy rápido con semillas, nueces y arándanos o fresas. Yo no le agrego ningún endulzante, pues ya me acostumbré a no consumir cosas dulces.

 

También es interesante saber que el kefir, aunque se haga con leche, casi no contiene lactosa. Y esto sucede porque la bacteria y levadura del kefir se alimentan del azúcar de la leche (lactosa). Dependiendo del grado de intolerancia a la lactosa que tengas, puede ser que tampoco te caiga bien la leche de kefir.

 

Siempre cuida que cuando pruebes cualquier fermento por primera vez, sea una cantidad pequeña y vayas aumentando el consumo paulatinamente.

 

A medida que hago kefir, los granos se multiplican y es por eso que me gusta encontrar a quién regalarlos. Algunas veces, si por alguna razón no pude hacerme mi licuado, voy coleccionando el kefir restante y hago hot cakes, pasteles, o cualquier otra receta que lleve leche y levadura, y simplemente la reemplazo por el kefir de leche.

 

Aquí te comparto algunas de mis recetas con kefir de leche:

 

pancakes kefir y avena

Pancakes o hotcakes de avena y kefir de leche

 

 

 

bisquets scones espelta kefir búlgaros fermentos encurtidos caseros sin gluten superalimentos probióticos

Bisquets o scones con kefir de leche

 

 

 

pastel marmoleado con kefir Pastel marmoleado sin gluten y con kefir de leche

 

 

 

 

recetas kefir de leche smoothie licuado Mi licuado de kefir de leche

 

 

 

 

¿Te gustaron las recetas? ¡Compártelas en Facebook!

3 recetas con frijoles negros… ¡deliciosas!

3 recetas con frijoles negros… ¡deliciosas!

 

 

Te voy a ser sincera, yo casi no preparo recetas con frijoles negros en casa, porque en donde vivo no los venden. Para comprarlos tengo que ir a una tienda que me queda algo lejos, así que cuando los tengo y los hacemos en casa, ¡es toda una celebración!

 

Los frijoles que encuentro fácilmente son los de lata y de esos sólo como muy de vez en cuando. Ahora que leí nuevamente todos los beneficios que contienen los frijoles negros y lo fácil que es hacerlos, ¡mi familia va a estar disfrutando de este manjar mucho más seguido!

 

La semana pasada teníamos antojo de comer platanitos fritos en aceite de coco y esos me encanta acompañarlos con frijolitos. Aproveché a comprar los plátanos y los frijoles en una tienda en donde venden comida de la India.

 

Tenía tanto tiempo que no los hacía, que decidí llamar a mi mamá para pedirle la receta y que no se me fueran a quemar. Aquí abajo te escribo la receta principal de cómo cocinar los frijoles negros. Sólo tardan 30 minutos en cocerse si tienes una olla de presión.

 

Yo los preparo en mi instant pot pero puedes usar cualquier olla de presión, o incluso hacerlos simplemente con una olla normal (eso te tomará más tiempo).

 

Medio kilo de frijoles negros secos me rindió para estas recetas:

    1. Frijoles negros en olla de presión
    2. Brownies de frijol negro, ¡llenos de fibra y bajos en índice glucémico!
    3. Frijoles refritos, ¡mucho mejor que los de lata!

 

Me encanta cuando puedo sacar 3 diferentes comidas de un sólo ingrediente, y sobretodo cuando tiene tanta fibra.

 

¿Sabías que los frijoles negros son un superalimento?

 

Aquí algunos de los beneficios nutricionales de cocinar recetas con frijoles negros:

 

  • Son ricos en carbohidratos complejos o lentos, por lo que son una excelente fuente de energía.
  • Contienen un bajo índice glucémico, se absorben lentamente en la sangre. Esto ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre estables, a prevenir antojos de alimentos azucarados y los cambios en el estado de ánimo.
  • Ricos en fibra que además de ayudar a aumentar la sensación de saciedad, ayudan a la regulación intestinal.
  • Son una excelente fuente de proteínas y bajos en grasas.
  • Tienen un alto contenido de magnesio, son una buena fuente de potasio y hierro, son ricos en vitaminas, especialmente del grupo B.
  • Tienen propiedades desintoxicantes, proporcionan una gran cantidad de molibdeno que es un oligoelemento necesario para formar y activar varias enzimas importantes en la desintoxicación del cuerpo humano.
  • Tienen un gran poder antioxidante que protege a las células contra los radicales libres, sustancias nocivas que pueden causar daño a las células del cuerpo.
  • Contienen antocianinas y otros flavonoides que ayudan a prevenir los signos del envejecimiento prematuro.

 

Y ahora sí, vamos a las 3 recetas con frijoles negros:

 

1. Caldo de frijoles negros

A estos frijoles me gusta acompañarlos con tocino, salchicha, chorizo o cualquier otra carne. También se pueden comer solos, pues ya contienen mucha proteína. A la siguiente mañana disfrutamos el poquito que nos quedaba de estos frijoles caldosos, revueltos con huevo.

 

Ingredientes:

  • 1/2 kilo de frijoles
  • 1 litros de agua

 

Preparación:

  1. Checa que no haya ninguna piedra o algo raro por ahí entre los frijoles.
  2. Remoja en agua fría durante la noche (opcional).
  3. Enjuaga los frijoles a la mañana siguiente.
  4. Echa los frijoles a la olla
  5. Cubre los frijoles con el agua en la que los dejaste remojar (algunos dicen que ahí se quedan muchos nutrientes) o usa agua fría nueva.
  6. No agregues sal
  7. Cocina por 25 minutos a presión alta.
  8. Una vez listos, separa la parte que vas a usar para el caldo y refrigera el resto cuando se enfríe.
  9. En otra olla sofríe cebolla y ajo con un poco de aceite
  10. Agrega los frijoles con el caldo a la olla.
  11. Pon sal y otras especies que te gusten como epazote, que ayuda a reducir los gases.

 

 

2. Brownies de frijol negro

Si ya has leído alguna de mis otras recetas, sabrás que me gusta experimentar y hacer recetas alternativas a las que una normalmente prepara.

 

Me gusta encontrar recetas deliciosas que eviten el trigo. Si quieres conocer más sobre las razones por las que prefiero no comer trigo, puedes leer este libro del Dr. Perlmutter, “Cerebro de Pan” o este otro del Dr. Davis, “Adicto al pan” .

 

Normalmente le pido a alguno de mis hijos que me ayude a hacer brownies, pues es divertido para ellos, pero esta vez los hice a escondidas. No quería que vieran el ingrediente principal: Sólo les mostré el resultado final.

 

Cuando los probaron, no podían dejar de comerlos. Cuando comieron unos cuantos, les confesé el ingrediente principal: frijoles negros. No lo podían creer. Hasta mi esposo, a quien no le gustan las cosas con ingredientes raros (este seria uno de ellos), le gusto y pidió mas!

 

Ingredientes:

  • brownies frijol negro290g de frijoles molidos (sin sal)
  • 30g de cocoa
  • 120g de azúcar
  • 60g de chispas de chocolate
  • 45g aceite de coco (o cualquier otra grasa)
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1/2 cucharada de polvo para hornear
  • 1/2 cucharada de sal

 

Preparación:

  • Precalienta el horno a 180º
  • Revuelve todos los ingredientes hasta lograr una mezcla homogénea
  • Engrasa tu refractario para el horno
  • Vacía la mezcla en el refractario
  • Hornea a 180° por 25 minutos

 

3. Frijoles negros refritos

La última receta son frijoles refritos. Sí, como los que compras en la lata pero 100 veces más ricos: ¡son facilísimos de hacer! Estos los puedes comer con unos taquitos, con huevos revueltos, con queso, con platanitos, en fin, existen muchísimas posibilidades!

 

frijoles negrosYo decidí hacerme unas enfrijoladas. Si no eres mexicana, te cuento que son tortillas dobladas con algo adentro como queso, verdura, carne y que van cubiertas de frijol.

 

Después hice quesadillas, y simplemente le eché los frijoles… a las quesadillas!

 

 

 

Preparación:

  1. Sofreír un poco de cebolla y ajo
  2. Licuar los frijoles con el ajo y cebolla fritos

 

Así es como nos comimos este kilito de frijoles que me rindió sólo una semana durante la cuarentena. Espero que te hayan gustado.

 

Me gustaría saber si cocinas frijoles seguido, y qué recetas haces con ellos. ¡Comparte estas recetas con frijoles negros en Facebook!

 

Este post contiene enlaces afiliados que ayudan a mantener vivo este proyecto. ¡Gracias por tu apoyo!

Pancakes de avena y kéfir

Pancakes de avena y kéfir

A mí y a mi familia nos gusta variar el desayuno. O quizás soy yo a quien le gusta variar más 🙂 Y como a mis hijos les encantan los pancakes o hotcakes, me gusta prepararlos yo misma. Es muy fácil y rápido de hacer, especialmente si ya tienes todos los ingredientes en casa.

Por lo general, a mí me gusta también variar la harina que les doy a mi familia. Yo personalmente trato de evitar el trigo, a menos que sea fermentado. Para esta receta, me gusta mucho el sabor de la avena mezclada con mijo. A veces le agrego también amaranto. Después mezclo todo con una super batidora que tengo para hacer mi harina. Pero en realidad no es necesario, si tu prefieres, puedes simplemente comprar la harina de avena y mezclarla con otras harinas. También lo que a veces hago es comprar una harina que es una mezcla de arroz, maíz y mijo. Mucha gente usa la harina de almendra o la de alforfón. Si usas una de esas, es mejor experimentar en un momento en que no estés con estrés, pues no es garantía que te salgan bien. Lo digo por experiencia 🙂

Esta es la receta que hago en casa:

Ingredientes:

  • 200g harina (aproximadamente 120 avena, 80 mijo)
  • 50 g mantequilla o aceite de coco
  • Polvo para hornear, bicarbonato
  • 300g de leche de kefir o cualquier otra leche
  • Una pizca de sal
  • Vainilla
  • 1-2 huevos

Instrucciones:

  1. Moler la harina si es que la haces casera
  2. Agregar los demás ingredientes, excepto el kéfir y el huevo, mezclarlo todo
  3. Una vez que esté mezclado, agregar el kefir y el huevo y batirlo todo hasta que tengas una mezcla homogénea
  4. Calentar el sartén o el comal, agrega un poco de aceite de coco o grasa si es necesario
  5. Poner una cucharada de la mezcla en el sartén caliente, y cuando esté listo, voltearlo

El primer pancake lo hago muy pequeño. Así veo si el sartén está lo suficientemente caliente. Espero que salgan las burbujas, y después lo volteo. Y así sucesivamente… Lo puedes servir con miel, fruta, miel de maple or jarabe de arce.

Algunas veces lo que hago es hacer el doble de la mezcla, cocino los pancakes pero sin dorarlos, y los guardo para el siguiente día. Al siguiente día los caliento con un poco de mantequilla. ¡Son deliciosos!

Debo confesarte que las primeras veces que los hice me fallaron. No tenia la receta perfecta. De hecho, la receta original lleva harina de trigo y leche. Pero yo quería usar el kefir que me sobraba, y mi propia harina. El kéfir le da un saborcito un poco agrio, pero rico.

Cuando tengo prisa, lo que hago es preparar la harina la noche anterior. Así solo mezclo el resto de los ingredientes y en realidad es muy rápido hacerlos. Lo único que te lleva tiempo es el cocinar uno por uno.

También lo que he hecho con esta misma receta son waffles. Me compré una maquinita electrica para hacer 4 waffles a la vez, y es una variación del mismo desayuno. Solo que para los niños es como si fuera un desayuno completamente distinto.

¿Y tú, qué te gusta agregarle a tus pancakes? Coméntame todo en Instagram.

Sopa de Pimiento

Sopa de Pimiento

 

En Suiza el clima es muy variado y la mayor parte del tiempo hace más frío que calor, especialmente al atardecer. Es por eso que me he enamorado cada vez más de las sopas. Las sopa de pimiento – y las sopas en general-, me dan calorcito, sobretodo al final del día. Aparte de ser muy ricas, son muy fáciles de hacer!

 

A mi hija mayor no le gusta el pimiento ni en pintura, pero una vez pasó algo muy curioso. Organizamos una comida con amigos en la casa e hice sopa de pimiento. Como estábamos en la plática, mi hija ni me preguntó de qué era: se tomó toda la sopa y hasta pidió más.

 

Esta sopa de pimiento se parece a la sopa de zanahoria, pero sabe un poco a tomate y algo dulce… Bueno, tienes que probarla! La sopa es deliciosa y estoy segura que te va a encantar!

 

Ingredientes de la sopa de pimiento

 

  • 1/2 Cebolla
  • 2 pimientos
  • 400g Puré de tomate
  • 400g Agua, caldo de verduras o caldo de pollo
  • Sal al gusto
  • Especias
  • 40g Lenteja o arroz triturado (o alguna otra harina)
  • Crema o lecha (opcional)

 

 

Instrucciones:

 

  1. Sofríe la cebolla y los pimientos
  2. Agrega el resto de los ingredientes
  3. Cocina por 15-20 minutos
  4. Licúa hasta tener una consistencia uniforme
  5. Agregar crema o leche (opcional)

 

Puedes agregar un poquito de chucrut al final para darle un toque de color como decoración y también crujiente para saborear.

 

¿Te gustó la receta? ¡Compártela en Facebook!