3 recetas con frijoles negros… ¡deliciosas!

3 recetas con frijoles negros… ¡deliciosas!

 

 

Te voy a ser sincera, yo casi no preparo recetas con frijoles negros en casa, porque en donde vivo no los venden. Para comprarlos tengo que ir a una tienda que me queda algo lejos, así que cuando los tengo y los hacemos en casa, ¡es toda una celebración!

 

Los frijoles que encuentro fácilmente son los de lata y de esos sólo como muy de vez en cuando. Ahora que leí nuevamente todos los beneficios que contienen los frijoles negros y lo fácil que es hacerlos, ¡mi familia va a estar disfrutando de este manjar mucho más seguido!

 

La semana pasada teníamos antojo de comer platanitos fritos en aceite de coco y esos me encanta acompañarlos con frijolitos. Aproveché a comprar los plátanos y los frijoles en una tienda en donde venden comida de la India.

 

Tenía tanto tiempo que no los hacía, que decidí llamar a mi mamá para pedirle la receta y que no se me fueran a quemar. Aquí abajo te escribo la receta principal de cómo cocinar los frijoles negros. Sólo tardan 30 minutos en cocerse si tienes una olla de presión.

 

Yo los preparo en mi instant pot pero puedes usar cualquier olla de presión, o incluso hacerlos simplemente con una olla normal (eso te tomará más tiempo).

 

Medio kilo de frijoles negros secos me rindió para estas recetas:

    1. Frijoles negros en olla de presión
    2. Brownies de frijol negro, ¡llenos de fibra y bajos en índice glucémico!
    3. Frijoles refritos, ¡mucho mejor que los de lata!

 

Me encanta cuando puedo sacar 3 diferentes comidas de un sólo ingrediente, y sobretodo cuando tiene tanta fibra.

 

¿Sabías que los frijoles negros son un superalimento?

 

Aquí algunos de los beneficios nutricionales de cocinar recetas con frijoles negros:

 

  • Son ricos en carbohidratos complejos o lentos, por lo que son una excelente fuente de energía.
  • Contienen un bajo índice glucémico, se absorben lentamente en la sangre. Esto ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre estables, a prevenir antojos de alimentos azucarados y los cambios en el estado de ánimo.
  • Ricos en fibra que además de ayudar a aumentar la sensación de saciedad, ayudan a la regulación intestinal.
  • Son una excelente fuente de proteínas y bajos en grasas.
  • Tienen un alto contenido de magnesio, son una buena fuente de potasio y hierro, son ricos en vitaminas, especialmente del grupo B.
  • Tienen propiedades desintoxicantes, proporcionan una gran cantidad de molibdeno que es un oligoelemento necesario para formar y activar varias enzimas importantes en la desintoxicación del cuerpo humano.
  • Tienen un gran poder antioxidante que protege a las células contra los radicales libres, sustancias nocivas que pueden causar daño a las células del cuerpo.
  • Contienen antocianinas y otros flavonoides que ayudan a prevenir los signos del envejecimiento prematuro.

 

Y ahora sí, vamos a las 3 recetas con frijoles negros:

 

1. Caldo de frijoles negros

A estos frijoles me gusta acompañarlos con tocino, salchicha, chorizo o cualquier otra carne. También se pueden comer solos, pues ya contienen mucha proteína. A la siguiente mañana disfrutamos el poquito que nos quedaba de estos frijoles caldosos, revueltos con huevo.

 

Ingredientes:

  • 1/2 kilo de frijoles
  • 1 litros de agua

 

Preparación:

  1. Checa que no haya ninguna piedra o algo raro por ahí entre los frijoles.
  2. Remoja en agua fría durante la noche (opcional).
  3. Enjuaga los frijoles a la mañana siguiente.
  4. Echa los frijoles a la olla
  5. Cubre los frijoles con el agua en la que los dejaste remojar (algunos dicen que ahí se quedan muchos nutrientes) o usa agua fría nueva.
  6. No agregues sal
  7. Cocina por 25 minutos a presión alta.
  8. Una vez listos, separa la parte que vas a usar para el caldo y refrigera el resto cuando se enfríe.
  9. En otra olla sofríe cebolla y ajo con un poco de aceite
  10. Agrega los frijoles con el caldo a la olla.
  11. Pon sal y otras especies que te gusten como epazote, que ayuda a reducir los gases.

 

 

2. Brownies de frijol negro

Si ya has leído alguna de mis otras recetas, sabrás que me gusta experimentar y hacer recetas alternativas a las que una normalmente prepara.

 

Me gusta encontrar recetas deliciosas que eviten el trigo. Si quieres conocer más sobre las razones por las que prefiero no comer trigo, puedes leer este libro del Dr. Perlmutter, “Cerebro de Pan” o este otro del Dr. Davis, “Adicto al pan” .

 

Normalmente le pido a alguno de mis hijos que me ayude a hacer brownies, pues es divertido para ellos, pero esta vez los hice a escondidas. No quería que vieran el ingrediente principal: Sólo les mostré el resultado final.

 

Cuando los probaron, no podían dejar de comerlos. Cuando comieron unos cuantos, les confesé el ingrediente principal: frijoles negros. No lo podían creer. Hasta mi esposo, a quien no le gustan las cosas con ingredientes raros (este seria uno de ellos), le gusto y pidió mas!

 

Ingredientes:

  • brownies frijol negro290g de frijoles molidos (sin sal)
  • 30g de cocoa
  • 120g de azúcar
  • 60g de chispas de chocolate
  • 45g aceite de coco (o cualquier otra grasa)
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1/2 cucharada de polvo para hornear
  • 1/2 cucharada de sal

 

Preparación:

  • Precalienta el horno a 180º
  • Revuelve todos los ingredientes hasta lograr una mezcla homogénea
  • Engrasa tu refractario para el horno
  • Vacía la mezcla en el refractario
  • Hornea a 180° por 25 minutos

 

3. Frijoles negros refritos

La última receta son frijoles refritos. Sí, como los que compras en la lata pero 100 veces más ricos: ¡son facilísimos de hacer! Estos los puedes comer con unos taquitos, con huevos revueltos, con queso, con platanitos, en fin, existen muchísimas posibilidades!

 

frijoles negrosYo decidí hacerme unas enfrijoladas. Si no eres mexicana, te cuento que son tortillas dobladas con algo adentro como queso, verdura, carne y que van cubiertas de frijol.

 

Después hice quesadillas, y simplemente le eché los frijoles… a las quesadillas!

 

 

 

Preparación:

  1. Sofreír un poco de cebolla y ajo
  2. Licuar los frijoles con el ajo y cebolla fritos

 

Así es como nos comimos este kilito de frijoles que me rindió sólo una semana durante la cuarentena. Espero que te hayan gustado.

 

Me gustaría saber si cocinas frijoles seguido, y qué recetas haces con ellos. ¡Comparte estas recetas con frijoles negros en Facebook!

 

Este post contiene enlaces afiliados que ayudan a mantener vivo este proyecto. ¡Gracias por tu apoyo!

Pancakes de avena y kéfir

Pancakes de avena y kéfir

A mí y a mi familia nos gusta variar el desayuno. O quizás soy yo a quien le gusta variar más 🙂 Y como a mis hijos les encantan los pancakes o hotcakes, me gusta prepararlos yo misma. Es muy fácil y rápido de hacer, especialmente si ya tienes todos los ingredientes en casa.

Por lo general, a mí me gusta también variar la harina que les doy a mi familia. Yo personalmente trato de evitar el trigo, a menos que sea fermentado. Para esta receta, me gusta mucho el sabor de la avena mezclada con mijo. A veces le agrego también amaranto. Después mezclo todo con una super batidora que tengo para hacer mi harina. Pero en realidad no es necesario, si tu prefieres, puedes simplemente comprar la harina de avena y mezclarla con otras harinas. También lo que a veces hago es comprar una harina que es una mezcla de arroz, maíz y mijo. Mucha gente usa la harina de almendra o la de alforfón. Si usas una de esas, es mejor experimentar en un momento en que no estés con estrés, pues no es garantía que te salgan bien. Lo digo por experiencia 🙂

Esta es la receta que hago en casa:

Ingredientes:

  • 200g harina (aproximadamente 120 avena, 80 mijo)
  • 50 g mantequilla o aceite de coco
  • Polvo para hornear, bicarbonato
  • 300g de leche de kefir o cualquier otra leche
  • Una pizca de sal
  • Vainilla
  • 1-2 huevos

Instrucciones:

  1. Moler la harina si es que la haces casera
  2. Agregar los demás ingredientes, excepto el kéfir y el huevo, mezclarlo todo
  3. Una vez que esté mezclado, agregar el kefir y el huevo y batirlo todo hasta que tengas una mezcla homogénea
  4. Calentar el sartén o el comal, agrega un poco de aceite de coco o grasa si es necesario
  5. Poner una cucharada de la mezcla en el sartén caliente, y cuando esté listo, voltearlo

El primer pancake lo hago muy pequeño. Así veo si el sartén está lo suficientemente caliente. Espero que salgan las burbujas, y después lo volteo. Y así sucesivamente… Lo puedes servir con miel, fruta, miel de maple or jarabe de arce.

Algunas veces lo que hago es hacer el doble de la mezcla, cocino los pancakes pero sin dorarlos, y los guardo para el siguiente día. Al siguiente día los caliento con un poco de mantequilla. ¡Son deliciosos!

Debo confesarte que las primeras veces que los hice me fallaron. No tenia la receta perfecta. De hecho, la receta original lleva harina de trigo y leche. Pero yo quería usar el kefir que me sobraba, y mi propia harina. El kéfir le da un saborcito un poco agrio, pero rico.

Cuando tengo prisa, lo que hago es preparar la harina la noche anterior. Así solo mezclo el resto de los ingredientes y en realidad es muy rápido hacerlos. Lo único que te lleva tiempo es el cocinar uno por uno.

También lo que he hecho con esta misma receta son waffles. Me compré una maquinita electrica para hacer 4 waffles a la vez, y es una variación del mismo desayuno. Solo que para los niños es como si fuera un desayuno completamente distinto.

¿Y tú, qué te gusta agregarle a tus pancakes? Coméntame todo en Instagram.

Sopa de Pimiento

Sopa de Pimiento

 

En Suiza el clima es muy variado y la mayor parte del tiempo hace más frío que calor, especialmente al atardecer. Es por eso que me he enamorado cada vez más de las sopas. Las sopa de pimiento – y las sopas en general-, me dan calorcito, sobretodo al final del día. Aparte de ser muy ricas, son muy fáciles de hacer!

 

A mi hija mayor no le gusta el pimiento ni en pintura, pero una vez pasó algo muy curioso. Organizamos una comida con amigos en la casa e hice sopa de pimiento. Como estábamos en la plática, mi hija ni me preguntó de qué era: se tomó toda la sopa y hasta pidió más.

 

Esta sopa de pimiento se parece a la sopa de zanahoria, pero sabe un poco a tomate y algo dulce… Bueno, tienes que probarla! La sopa es deliciosa y estoy segura que te va a encantar!

 

Ingredientes de la sopa de pimiento

 

  • 1/2 Cebolla
  • 2 pimientos
  • 400g Puré de tomate
  • 400g Agua, caldo de verduras o caldo de pollo
  • Sal al gusto
  • Especias
  • 40g Lenteja o arroz triturado (o alguna otra harina)
  • Crema o lecha (opcional)

 

 

Instrucciones:

 

  1. Sofríe la cebolla y los pimientos
  2. Agrega el resto de los ingredientes
  3. Cocina por 15-20 minutos
  4. Licúa hasta tener una consistencia uniforme
  5. Agregar crema o leche (opcional)

 

Puedes agregar un poquito de chucrut al final para darle un toque de color como decoración y también crujiente para saborear.

 

¿Te gustó la receta? ¡Compártela en Facebook!

Hamburguesa de hígado de res

Hamburguesa de hígado de res

 

Mi hijo tiene una obsesión con las cadenas de hamburguesas, aunque llevar a mis 3 hijos a comerse una hamburguesa esos lugares era un “NO” rotundo. Cuando eran pequeños sólo los llevé en casos de emergencia, pero te voy a decir un secreto: a mi me llevaron muchas veces a esos restaurantes cuando era niña.

 

Los juguetes de las cajitas infantiles y los juegos eran mis preferidos, me gustaban más que las hamburguesas. Creo que la última vez que realmente disfruté de una comida ahí fue mucho antes de tener hijos, únicamente en ocasiones que tenía muchísima hambre y uno de esos lugares estaba en el camino.

 

Siempre he sido muy curiosa y me gusta aprender, así que cuando estaba embarazada, leí varios libros sobre bebés y su alimentación. Les di leche materna y me ocupé de hacer todas sus comidas, así que lo normal para mí era no llevarlos a ninguno de esos lugares de hamburguesas.

 

Ahora que ellos pueden decidir en dónde comer, comen ahi de vez en cuando. En casa he intentado competir con las hamburguesas que preparan en los restaurantes de comida rápida. Algunas veces gano, algunas pierdo. Cuando me di cuenta de que se saboreaban mis hamburguesas y que hasta se chupaban los dedos, decidí llevarlo a un nivel mas elevado: agregar más hierro a su hamburguesa!

 

Primero se me ocurrió combinar mitad y mitad de carne molida e hígado, pero eso no funcionó. Mi esposo, quien trata de comer más o menos saludable, no soporta el olor ni sabor del hígado. Decidí cambiar mi receta y reduje la cantidad de hígado, hasta encontrar la medida perfecta: ⅓ de hígado y ⅔ de otro tipo de carne. A veces agrego corazón de res (es delicioso) y lo mezclo con la carne molida y el hígado. Hasta ahora no he recibido quejas. Bueno, mi esposo a veces hace caras, pero se come todo.

 

Ingredientes de la hamburguesa de hígado:

  • 400g de carne molida
  • 150g de hígado
  • Sal y pimienta
  • Cebolla
  • Cilantro

 

Instrucciones:

  1. Tritura el hígado hasta que se vuelva líquido.
  2. Pica cebolla y cilantro y mezcla todos los ingredientes.
  3. Separa la carne en pequeñas porciones, con las manos haces la forma de la tortita y las fríes una por una.
  4. Prepara tu hamburguesa normalmente: con cebolla, lechuga, chucrut, jitomate, pepinillos, mostaza, queso…

 

Disfruta hasta el último bocado y ¡comparte en Facebook!

Historia de una sopa de betabel

Historia de una sopa de betabel

 

Todos sabemos que necesitamos agregar más vegetales a nuestra dieta. ¡Agregar fibra todos los días es imprescindible! Si sientes que no tienes mucha creatividad o no te tomas el tiempo para crear algo nuevo, el comer vegetales a veces puede ser aburrido. Pero recuerda, ¡crear algo nuevo lleva tiempo! Cuando las cosas no salen como esperabas, puede ser muy frustrante y desalentador. Creo que todos hemos estado allí, ¿no? Justo así es como comenzó mi historia de sopa de betabel.

 

Un día, mi esposo estaba en el supermercado comprando algunas cosas para la cena, y luego se me ocurrió hacer una nueva sopa. Una sopa que una vez probé en un restaurante. No sabía cómo prepararla, pero pensé: “No debería ser demasiado difícil encontrar la receta en línea”. Así que busqué y encontré algunas recetas, pero ninguna de ellas parecía tener todos los ingredientes que quería incluir en la sopa, o cualquiera de los ingredientes que supuse que estaban en la sopa de betabel que había probado en el restaurante.

 

Mi esposo regresó con un betabel orgánico. Lo vi, pero en ese momento, no tuve tiempo de preparar la sopa, así que lo guardé. Se veía un poco diferente, sin embargo, he aprendido que en Europa hay zanahorias anaranjadas, pero también zanahorias amarillas, marrones y moradas. Así que no pregunté cómo se veía este betabel, que tenía algunas partes blancas y rojas. Parecía un betabel, así que no pensé demasiado en eso.

 

Al día siguiente supe que tenía tiempo para preparar la sopa, así que mientras hacía la comida para los niños, saqué mis notas y descubrí que el betabel que tenía no era suficiente para la receta. Decidí echar algunas zanahorias a la mezcla y agregué crema de coco y jengibre.

 

La sopa tardó más en cocinarse, mucho más que las sopas habituales que preparo. Los niños comieron y esperé pacientemente a que terminara mi deliciosa sopa. Una vez hecho esto, me alegré al pensar en probar ese sabor terroso y dulce en mi boca que una vez disfruté tanto en el restaurante.

 

Tomé el tazón y serví la sopa. El color no era lo que esperaba. “Deben haber sido las zanahorias”, pensé. Luego tomé la primera cuchara. El sabor no era lo que recordaba. Debo haber agregado demasiado jengibre. Tomé la segunda cuchara, tenía un sabor bastante agrio, que de nuevo, no era lo que tenía en mente.

 

Después de unas cucharadas, decidí que ya no iba a comer. Estaba decepcionada, triste y sorprendida a la vez. ¿Qué hice mal? ¿Fue la crema de coco, habrá caducado? ¿Era el jengibre? El jengibre no es agrio…

 

 betabel

 

Pasaron unos días y estaba en el super. Pensé que no debería desanimarme después de esa experiencia, así que decidí intentarlo de nuevo. Esta vez compré una lata nueva de crema de coco, solo para asegurarme de que no hubiera expirado y compré jengibre fresco, en caso de que el que tenía en la casa también estuviera viejo. También compré 3 betabeles medianos.

 

Hice la sopa otra vez. Esta vez, mis expectativas no eran demasiado altas. Pacientemente esperé hasta que la sopa estuviera lista. Vertí un poco de la sopa en mi bowl favorito y me senté muy escéptica a comer. La sopa se veía roja esta vez, y el olor era riquísimo.

 

Tomé mi primera cucharada, luego la segunda y luego la tercera: ¡no pude parar! La única vez que paré fue cuando no me quedaban cucharadas para tomar y mi tazón estaba limpio. La sopa estaba deliciosa, mucho mejor de lo que había imaginado. ¡Fue más que perfecta!

 

Unos días más tarde fui al mismo supermercado al que fue mi esposo, la noche en que compró ese betabel orgánico. Estaba en el área de verduras y adivina lo que vi: el mismo betabel que compró mi querido esposo. Solo que no se llamaba betabel.

 

Lo que compró fue un nabo, el cual es un vegetal bastante agrio. Se veía exactamente como un betabel, con partes blancas colgando. No podía parar de reír. Me dio un poco de frustración haber desperdiciado una verdura tan cara en una sopa imposible.

 

Cuando mi esposo llegó a casa ese día, probó mi sopa de betabel y no pudo dejar de comerla. Seguía diciendo lo deliciosa que estaba. Solo le sonreí y pensé: “si supieras la historia” … No se la he contado hasta hoy, así que supongo que lo descubrirá cuando la lea aquí.

 

Y ahora te comparto la receta!

 

Ingredientes

 

  • 1 cebolla encurtida
  • 1 diente de ajo encurtido partido por la mitad
  • 60 g de aceite de coco
  • 300-500 g de betabel en cuadros grandes
  • 600 ml de caldo de pollo o de verduras
  • 100 ml de leche de coco
  • Sal al gusto
  • Pimienta cayena al gusto

Instrucciones

 

  1. Pica la cebolla y el ajo
  2. Agrega el aceite de coco, la cebolla y el ajo a un sartén caliente y saltea por 5 minutos
  3. Licúa la cebolla y el ajo salteados junto con el betabel
  4. En una olla añade el caldo de pollo, el betabel licuado y la pimienta de cayena
  5. Cocina a fuego medio durante 30 minutos
  6. Añade la leche de coco a la olla y mezcla por 1 minuto.
  7. Agrega sal al gusto.

 

¿Te gustó la receta? ¡Comparte en Facebook!

 

Guacamole probiótico

Guacamole probiótico

Si entras a mi cocina mientras estoy cocinando, estoy casi segura que te sorprenderías del lugar en donde guardo mis recetas favoritas. Al abrir el último de mis gabinetes vas a ver algunas de mis recetas pegadas a la puerta interior. Tengo tarjetas blancas que uso cuando estoy experimentando con alguna receta. Muchas veces lo que hago es buscarlas por internet y después hago mis cambios.

 

recetas

Mis recetas pegadas en la puerta de la alacena

 

Esta receta que te comparto hoy no es una que tenga pegada en mi cocina, sino en mi corazón. La receta del guacamole se transmite de generación en generación. Los mexicanos nacemos, crecemos y vivimos repitiéndola cada semana. En mi casa el guacamole se hacía siempre simplemente con un poco de sal y limón. Si había tiempo, con un pico de gallo o con chile cortado. Desde que tengo niños, he tomado la receta más simple que es solo con sal.

 

Pero como a todo le quiero poner algo de probiótico, reemplacé el jugo del limón por el jugo del chucrut. Simplemente tomas un poco de la salmuera mezclada con el jugo de chucrut, y se lo agregas al aguacate. Claro que le puedes agregar todavía más cosas como cebolla, tomate y chile jalapeño fermentado, depende de lo que a ti te guste. El sabor del guacamole con jugo de chucrut es muy similar al guacamole con limón. De hecho, yo diría que el sabor es mucho mejor!

 

Ingredientes:

  • 2 Aguacates maduros
  • 1 Jitomate chico
  • 100 gr de cebolla encurtida
  • 1 chile jalapeño fermentado (o menos, depende qué tan picante lo prefieras)
  • 20 gr de cilantro fresco
  • 10 ml del jugo o salmuera del chucrut
  • Sal y pimienta al gusto

 

Instrucciones para preparar guacamole probiótico:

  1. Enjuaga todas tus verduras
  2. Pica todo en pedacitos muy pequeños y ponlo todo en un bowl o recipiente donde puedas mezclar y revolver bien
  3. Añade la sal, la pimienta y el jugo del chucrut
  4. Incorpora todo cuidadosamente con la ayuda de un tenedor
  5. Prueba un poco de tu guacamole para que veas si le hace falta un poco más de sal o jugo de chucrut
  6. Disfruta!

 

Como seguramente sabes, el aguacate empieza a oxidarse después de un tiempo, así que para evitarlo hay quienes incluso agregan un cucharadita o dos de aceite de olivo o crema fresca. También hay quienes no le ponen chile o cebolla, realmente puedes personalizar tu guacamole como más te guste!

 

Acompaña tus comidas con guacamole, es una excelente botana pero también va genial con algunas ensaladas!

 

Inscríbete al Newsletter y recibe gratis mi lista de 5 pasos para hacer chucrut muy fácilmente en casa.