Si te asomaras a nuestra ventana en las mañanas de lunes a viernes, verías a una familia algo acelerada y mucho movimiento por toda la casa. Mientras una de mis hijas está lista para salir a tiempo, a la otra debemos despertarla varias veces y hasta con agua para que salga de la cama. Así que entre “levántate”, “no te vayas sin desayunar”, “no olvides la tarea”, “¿qué soñaste?” etcétera, se nos va la hora del desayuno en un abrir y cerrar de ojos.

 

Es por eso que los fines de semana es cuando tengo el tiempo de experimentar un poco en la cocina. He querido hacerlo entre semana y la verdad no lo recomiendo. Si algo sale mal, no hay mucho tiempo de rectificar (a menos que tengas un plan B, claro está).

 

Como a mi familia le encantan los bisquets, decidí hacer unos a mi estilo: con kéfir de leche. Y como constantemente estoy buscando maneras de cortar un poco el trigo de nuestra dieta, quise intentar hacerlos con espelta. La espelta tiene gluten, pero es un grano un poco menos manipulado que el trigo y también un poco más fácil de digerir.

 

Y otra cosa que hay que tener en cuenta, es que al manipular la masa hecha con espelta, debes tener siempre cerca un extra de harina normal a la mano para poder trabajar mejor la masa de espelta.

 

Receta de bisquets con espelta y leche de búlgaros (kéfir):

 

Ingredientes:

  • 220 gr de harina de espelta
  • 220 ml de leche de búlgaros (kefir)
  • 60 gr de mantequilla
  • 1.5 gr de polvo para hornear
  • Sal

 

Instrucciones:

  1. Precalienta el horno a 230ºC
  2. Mezcla un poco de la harina y toda la mantequilla
  3. Una vez que tengas la mantequilla incorporada a la harina, agrega el resto para que se mezcle bien.
  4. Añade los demás ingredientes cuidadosamente, pero lo suficientemente rápido para que la mantequilla no se caliente mucho
  5. Haz la harina en forma de bolitas sobre tu charola para hornear y mételas inmediatamente en el horno
  6. Hornear por 10-15 min a 230ºC

 

Los bisquets tienen que ser horneados a muy alta temperatura, así que tu horno debe estar lo suficientemente caliente. Cuando estén dorados verás qué deliciosos que son!

 

Esta receta desafortunadamente no se puede hacer con harina sin gluten, la consistencia simplemente no da para que se esponjen los bisquets y parecerían más galletas gruesas.

 

Inscríbete al Newsletter y recibe mis 5 pasos fáciles para hacer chucrut en casa.