¿Alguna vez has oído hablar de un delicioso refrigerio llamado coliflor al ajo? Es mi plato de fermentación favorito para cualquier ocasión. La coliflor al ajo es una merienda fácil y deliciosa para que toda la familia disfrute.

Si no te convence mucho la idea de su sabor, entonces debes saber que esta receta fermentada casera tiene muchos beneficios, como ser rica en fibra y como una excelente alternativa baja en carbohidratos.

¡La coliflor tiene muchos beneficios nutricionales y también el ajo! Además, el proceso de fermentación proporciona probióticos vivos y puede aumentar la absorción de los nutrientes.

La coliflor al ajo es muy fácil de preparar y bastante saludable.

Ingredientes

  • 1 frasco de vidrio con capacidad de 1 litro
  • 1 Coliflor (la cantidad suficiente para llenar el frasco)
  • 1 Cebolla
  • 2 Dientes de ajo
  • 1 Litro de agua sin cloro
  • 1 Cucharada de sal

Instrucciones para hacer Coliflor al Ajo

  1. Lava la coliflor y córtala en trozos pequeños
  2. Corta una cebolla pequeña y rompe los dos dientes de ajo.
  3. Echa todo al frasco sin llenarlo por completo. Asegúrate de dejar espacio para que el agua las cubra.
  4. Agrega el agua y la sal y asegúrate de que todas las verduras estén cubiertas.
  5. Cierra el frasco y agítalo cuidadosamente para que se disuelva la sal.
  6. Deja el frasco en el mostrador de la cocina durante 3 a 7 días.
  7. Revisa tu fermento un par de veces al día. Cuando comience a burbujear, puedes abrir el frasco, cerrarlo nuevamente y volver a checarlo al día siguiente. Asegúrate de que todas las verduras estén bajo el agua durante el proceso de fermentación.
  8. Pasados los 3 a 7 días, mete el frasco al refri y disfruta!

 

Si has intentado hacer esta receta, envíanos fotos o etiquétanos en Facebook o Instagram. ¡No olvides suscribirte al Newsletter!