Mi hijo tiene una obsesión con las cadenas de hamburguesas, aunque llevar a mis 3 hijos a comerse una hamburguesa esos lugares era un “NO” rotundo. Cuando eran pequeños sólo los llevé en casos de emergencia, pero te voy a decir un secreto: a mi me llevaron muchas veces a esos restaurantes cuando era niña.

 

Los juguetes de las cajitas infantiles y los juegos eran mis preferidos, me gustaban más que las hamburguesas. Creo que la última vez que realmente disfruté de una comida ahí fue mucho antes de tener hijos, únicamente en ocasiones que tenía muchísima hambre y uno de esos lugares estaba en el camino.

 

Siempre he sido muy curiosa y me gusta aprender, así que cuando estaba embarazada, leí varios libros sobre bebés y su alimentación. Les di leche materna y me ocupé de hacer todas sus comidas, así que lo normal para mí era no llevarlos a ninguno de esos lugares de hamburguesas.

 

Ahora que ellos pueden decidir en dónde comer, comen ahi de vez en cuando. En casa he intentado competir con las hamburguesas que preparan en los restaurantes de comida rápida. Algunas veces gano, algunas pierdo. Cuando me di cuenta de que se saboreaban mis hamburguesas y que hasta se chupaban los dedos, decidí llevarlo a un nivel mas elevado: agregar más hierro a su hamburguesa!

 

Primero se me ocurrió combinar mitad y mitad de carne molida e hígado, pero eso no funcionó. Mi esposo, quien trata de comer más o menos saludable, no soporta el olor ni sabor del hígado. Decidí cambiar mi receta y reduje la cantidad de hígado, hasta encontrar la medida perfecta: ⅓ de hígado y ⅔ de otro tipo de carne. A veces agrego corazón de res (es delicioso) y lo mezclo con la carne molida y el hígado. Hasta ahora no he recibido quejas. Bueno, mi esposo a veces hace caras, pero se come todo.

 

Ingredientes de la hamburguesa de hígado:

  • 400g de carne molida
  • 150g de hígado
  • Sal y pimienta
  • Cebolla
  • Cilantro

 

Instrucciones:

  1. Tritura el hígado hasta que se vuelva líquido.
  2. Pica cebolla y cilantro y mezcla todos los ingredientes.
  3. Separa la carne en pequeñas porciones, con las manos haces la forma de la tortita y las fríes una por una.
  4. Prepara tu hamburguesa normalmente: con cebolla, lechuga, chucrut, jitomate, pepinillos, mostaza, queso…

 

Disfruta hasta el último bocado y ¡comparte en Facebook!