Mi mamá es del sur de México, así que crecí sabiendo lo que era el pozol. Mi familia de Tabasco siempre lo tomaba. Recuerdo una vez que me ofrecieron pozol, lo probé pero en realidad no me gustó. Ahora que estoy lejos de Tabasco trato de pensar en el sabor. Lo recuerdo un poco pastoso y algo agrio, pero no me creas tanto, porque fue hace muuucho tiempo! De adulta no lo he probado, pero la próxima vez que esté en el sur lo voy a probar nuevamente.

 

El pozol es una mezcla de cacao y maíz mezclados y fermentados. Es de la época mesoamericana y tanto el maíz como el cacao se dan en esta área de México. De hecho recuerdo que mi abuelito tenía sembradíos y los nietos nos comíamos la fruta del cacao. ¿La conoces? Es un poco viscosa, la verdad, pero dulce y sabrosa. Las semillas son grandes, casi del tamaño de un dátil. Una vez que se han deshecho de la pulpa, la semilla se pone a secar. Esa semilla es la que se fermenta para hacer el chocolate.

 

Pero el pozol no es sólo una bebida refrescante, pues desde la época prehispánica, le ha dado un uso medicinal y ritual. Por ejemplo, en el caso de los mayas se utilizaba como pomada para prevenir o tratar infecciones en las heridas. Los habitantes de la Selva Lacandona lo toman combinado con miel para reducir la fiebre y controlar la diarrea.

 

El pozol ha sido parte de las ofrendas habituales en las ceremonias para pedir salud, lluvia y buena cosecha. Entre los chontales de Tabasco, se da como ofrenda a los dueños de la naturaleza como parte de su sistema de creencias -lagunas y ríos, bosques, tierras y maizales, entre otros. En el estado de Tabasco existen cinco variedades de pozol: pozol con cacao, pozol sin cacao, pozol con camote y pozol agrio.

 

Hay dos maneras para preparar tu pozol, la tradicional y la más moderna. Primero te cuento la forma fácil:

 

Ingredientes:

  • 120 gramos de cacao
  • 500 gramos de masa de maíz
  • 5 cucharadas de azúcar
  • 1 1/2 litros de agua

 

Instrucciones para preparar pozol:

  1. Dora o tuesta las semillas de cacao y quítales la cáscara.
  2. Muele el cacao en una licuadora o procesador hasta que sea un polvo fino
  3. Revuelve el cacao con la masa hasta que se encuentre perfectamente mezclado
  4. Bate el pozol de cacao en el agua, con las manos o en la licuadora
  5. Añade azúcar
  6. Agrega hielo
  7. Disfruta!

 

Tradicionalmente, cueces los granos del maíz en agua de cal (este proceso se llama nixtamalización). Después de dejarlo hervir unos minutos, retiras del fuego y enjuagas varias veces con las manos hasta que los granos se limpian completamente. Luego se vuelve a agregar agua al maíz y se pone nuevamente al fuego hasta que los granos se ablanden.

 

El cacao lo tuestas, lo pelas y lo mueles. Luego mezclas el cacao con maíz cocido hasta que tenga un color uniforme. Después dejas fermentar la masa en hojas de plátano por un tiempo que puede ser de 3 días hasta un mes, dependiendo qué tan ácida o con contenido alcohólico la prefieras. Algunas personas le agregan azúcar o piloncillo. Una vez realizada esa fermentación, licúas con agua y la disfrutas bien fría.

 

¿Qué te pareció la receta? Cuéntame todo por Instagram y Facebook… Ah! y no olvides inscribirte al Newsletter donde recibirás mi lista de 5 pasos para hacer chucrut muy fácilmente en casa.