Kombucha es una bebida probiótica saludable que se elabora fermentando té verde, blanco o negro y azúcar con la cultura de kombucha (también llamada kéfir de té).

 

Con la fermentación, la mayor parte del azúcar se convertirá en ácidos orgánicos que reducen la respuesta de azúcar en la sangre, por lo que es muy baja en glucemia y no es inflamatoria. La solución de té de azúcar es fermentada por bacterias y levaduras comúnmente conocidas como scoby.

 

Historia de la Kombucha

 

Conocida como el “Elixir de salud inmortal” por los chinos y originaria del Lejano Oriente, la kombucha es una bebida con enormes beneficios para la salud.

 

La historia de origen más popular de la kombucha se remonta a más de 2,000 años en China y ha sido objeto de cientos de estudios en el siglo pasado. Este té oriental es llamado el remedio para la inmortalidad o el té de la inmortalidad. Con la extensión de las rutas comerciales se extendió a India y Rusia a través de viajeros y comerciantes.

 

La kombucha resurgió en Japón después de que un visitante japonés a Kargasok (Rusia) descubriera que esta bebida de té fermentada fuera la responsable de su asombrosa salud, longevidad y bienestar. También puede haber sido introducido en Japón por un médico coreano llamado Kombu alrededor del año 415 DC. Hoy en día, el té que fuera utilizado habitualmente por los Samurai, se ha vuelto a popularizar en Japón.

 

En el caso de Alemania, la kombucha llegó por ahí del cambio de siglo, desde Rusia. Esta bebida de té fermentado se hizo bastante popular en toda Europa hasta la Segunda Guerra Mundial, donde hubo escasez de té y azúcar.

 

El té de Kombucha ha sido conocido por muchos nombres en muchas culturas. En el siglo XVIII, en Rusia se conocía como Cajnyj Kvas, en China como Cha Gu, en Alemania como Heldenpilz.

 

Propiedades y beneficios de la Kombucha

 

La kombucha contiene una colonia de bacterias y levaduras que son responsables de iniciar el proceso de fermentación una vez combinadas con azúcar. Después de fermentarse, la kombucha está carbonatada y contiene vinagre, Vitamina B, enzimas, probióticos y una alta concentración de ácidos buenos para la salud (acético, glucónico y láctico).

 

Un artículo publicado en la revista Food Microbiology estableció que los siguientes probióticos constituyen al llamado elixir de salud:

 

  • Gluconacetobacter (> 85% en la mayoría de las muestras)
  • Acetobacter (<2%)
  • Lactobacillus (hasta 30% en algunas muestras)
  • Zygosaccharomyces (> 95%)

 

Esta mezcla de bacterias buenas interactúa entre sí de una manera única al producir increíbles beneficios para la salud de quienes lo beben.

 

En una investigación publicada en el Journal of Medicinal Food de 2014, investigadores de la Universidad de Letonia dicen lo siguiente sobre los beneficios para la salud de la kombucha:

 

Está demostrado que la kombucha puede actuar eficazmente en la preservación y recuperación de la salud debido a cuatro propiedades principales:

  • Desintoxicación
  • Antioxidación
  • Propiedades energizantes
  • Mejora del sistema inmunológico

Cómo hacer Kombucha

Ingredientes:

 

  • 1 Litro de agua
  • 3-4 Bolsas o cucharadas de té verde, negro o blanco
  • 70-100 gr de azúcar
  • Jengibre fresco
  • 1 limón amarillo o verde
  • 200 ml de cultura de Kombucha
  • Scoby Kombucha

Instrucciones

 

  1. Calienta el agua,
  2. Agrega el té y deja enfriar.
  3. Cuando se haya enfriado el agua, añade el azúcar, la cultura de kombucha y el scoby.
  4. Cubre con un paño y déjalo reposar durante 7 días.
  5. Pasado este tiempo, verás que se formará un nuevo scoby. Sácalo junto con 200 ml de la kombucha para tu próximo lote.
  6. Pon la kombucha restante en una jarra o botella.

Segunda fermentación de la Kombucha

 

  1. Añadir jengibre fresco y la mitad de un jugo de limón, o también puedes ponerle tu sabor favorito!
  2. Cierra nuevamente y déjalo reposar durante 8-10 horas.
  3. Métela en el refrigerador y disfrútala fría!

 

Un segundo período de fermentación permite que los sabores se fusionen y logren un sabor más profundo y complejo. Además, si se embotella en un recipiente hermético, el dióxido de carbono producido durante la fermentación permanecerá, dando a esta rica bebida fermentada su famosa textura gasificada.

Hotel Scoby

 

El scoby y el líquido inicial para futuros “lotes” de kombucha nunca deben refrigerarse, ya que no hay ninguna ventaja y el almacenamiento de los cultivos a una temperatura tan baja durante un tiempo prolongado pone el cultivo en un sueño profundo, lo que causa un sabor menos intenso a Kombucha y, en muchos casos, moho.

 

Comienza tu propio Hotel Scoby con las culturas que hayas apartado y algo de kombucha madura, luego almacénalo todo a temperatura ambiente.

 

Un Hotel Scoby es una forma de almacenar de forma segura todos tus Scoby sobrantes. Si alguna vez algo sale mal con tu kombucha, siempre tendrás una “copia de seguridad” y además un suministro de por vida!

 

Para el almacenamiento a largo plazo de tu Hotel Scoby, agrega té dulce de vez en cuando para compensar la evaporación. El hotel scoby también puede actuar como una fuente de “líquido de arranque” extra fuerte.

 

¿Te gusto la receta? ¡Compártela en Facebook!