En Suiza el clima es muy variado y la mayor parte del tiempo hace más frío que calor, especialmente al atardecer. Es por eso que me he enamorado cada vez más de las sopas. Las sopa de pimiento – y las sopas en general-, me dan calorcito, sobretodo al final del día. Aparte de ser muy ricas, son muy fáciles de hacer!

 

A mi hija mayor no le gusta el pimiento ni en pintura, pero una vez pasó algo muy curioso. Organizamos una comida con amigos en la casa e hice sopa de pimiento. Como estábamos en la plática, mi hija ni me preguntó de qué era: se tomó toda la sopa y hasta pidió más.

 

Esta sopa de pimiento se parece a la sopa de zanahoria, pero sabe un poco a tomate y algo dulce… Bueno, tienes que probarla! La sopa es deliciosa y estoy segura que te va a encantar!

 

Ingredientes de la sopa de pimiento

 

  • 1/2 Cebolla
  • 2 pimientos
  • 400g Puré de tomate
  • 400g Agua, caldo de verduras o caldo de pollo
  • Sal al gusto
  • Especias
  • 40g Lenteja o arroz triturado (o alguna otra harina)
  • Crema o lecha (opcional)

 

 

Instrucciones:

 

  1. Sofríe la cebolla y los pimientos
  2. Agrega el resto de los ingredientes
  3. Cocina por 15-20 minutos
  4. Licúa hasta tener una consistencia uniforme
  5. Agregar crema o leche (opcional)

 

Puedes agregar un poquito de chucrut al final para darle un toque de color como decoración y también crujiente para saborear.

 

¿Te gustó la receta? ¡Compártela en Facebook!