El tepache de piña es una bebida originaria de México, bastante sabrosa y refrescante. Se obtiene de la fermentación de la cáscara y la pulpa de la piña, agregando piloncillo y agua. El piloncillo es otro producto mexicano que no es sino azúcar de caña sin refinar.

 

Además de prepararse con piña, hay personas que también lo hacen con guayaba, manzana, tuna (la fruta del nopal) o naranja. La costumbre de elaborar tepache con maíz continúa en varias comunidades indígenas de México, pues esa es la forma original de prepararlo.

 

Durante la época de calor en la Ciudad de México, vendedores en triciclos ofrecen el tepache de piña en algunas esquinas de las muy transitadas calles de esa capital.

 

Ingredientes (Para 4 litros de Tepache)

 

  • 1 Piña entera
  • 1 Pieza de piloncillo o 2 tazas de azúcar morena
  • 2 Clavos de olor
  • 2 Ramitos de canelas
  • 4 litros de agua sin cloro
  • 1 Contenedor, frasco o jarra para 4 litros
  • 1 Cuchara de madera
  • 1 Pedazo de tela
  • 1 Liga que abarque la circunferencia de la jarra o contenedor

 

Preparación del Tepache de Piña

 

  1. Hervir en una olla 2 litros de agua, la canela, el azúcar o piloncillo y el clavo.
  2. Partir la piña en 3 cortes e ir separando la piña en partes:
    • Exterior: para quitar la cáscara.
    • Central: al separar el corazón
    • Lateral: para el resto de la piña en cubos.
  3. Poner los cuadritos de piña en el contenedor, después agregar la cáscara de piña y al final el corazón.
  4. Agregar los 2 litros de agua previamente hervida en la olla sobre la piña. Recuerda que nunca debes de echar agua caliente sobre las frutas a fermentar. Tienes que esperar que el agua que herviste en la olla con canela se enfríe antes de verterla en la jarra, contenedor o frasco.
  5. Añadir 2 litros más de agua. En total, son 4 litros de agua en el recipiente, contenedor o jarra.
  6. Tapar tu jarra con un trapo y una cinta o banda elástica.
  7. Dejar fermentar. Cada día debes de revisar que haya empezado la fermentación. Para comprobarlo, mueves con una cuchara de madera y luego, tapas nuevamente la jarra o contenedor. Al cuarto o quinto día, ya debe de haber fermentado.
  8. Colar y disfrutar!

 

Lo que no bebas, lo guardas en el refri y listo! Super fácil, no crees?

 

Esta receta es a mi estilo personal, si tú tienes otra forma de prepararla o te animaste a hacerla por primera vez, comparte todo conmigo en Instagram.

 

Foto: La Repostería de Miguel