Me gustaría que conocieras un poco más del mundo de los alimentos fermentados o encurtidos, por eso hoy quiero contarte que al hablar de este tema podemos distinguir entre 2 métodos o tipos fermentación.

 

En la actualidad, es difícil aceptar la idea de no esterilizar ni pasteurizar nuestros alimentos. La realidad es que hace cientos de años no existía la pasteurización, y en todo el mundo se han fermentado o encurtido los alimentos para poder conservarlos.

 

Aquí abajo te describo cada uno de los tipos de fermentación, con algunos ejemplos. 

 

  • Cultivo o Fermento Base

En este método introducimos el alimento que vas a fermentar en un ecosistema microbiano externo, y son esos microbios introducidos los que realizan la fermentación del alimento.

Por ejemplo, cuando preparas Beet Kvass, una bebida fermentada hecha a base de betabel, usas un poco de suero de leche para activar la fermentación. En este caso, el suero es el cultivo del fermento base que aporta bacterias del género lactobacillus y estos microbios son los que fermentan el betabel y lo convierten en la bebida final, el Beet Kvass. 

Otros ejemplos son yogurt y el kéfir de leche. Para poder hacer yogurt, tienes que introducir los microbios a través de un cultivo que van a transformar la leche. En este caso, el cultivo es una cucharada de yogurt ya hecho, el cual puede ser de una preparación previa. Los microbios en el yogurt cultivo comienzan a florecer dentro de la leche para transformarlo en un nuevo yogurt. 

 

  • Fermentación Salvaje

Algunos también lo llaman Pura Fermentación. En este método usas los microbios que ya viven en el alimento que quieres fermentar. No es necesario introducir un ecosistema microbiano externo.

Por ejemplo, cuando haces Chucrut (alimento fermentado a base de col), son los microbios, especialmente de la bacteria lactobacillus que vive en la col, los que van a convertir a la col en fermento.

Dentro de este segundo método existen 2 formas más de fermentar o encurtir los alimentos, específicamente las verduras: 

    • Método Salazón Seca

Este proceso consiste en picar la verdura en trozos muy pequeños, luego les pones sal y masajeas para ayudar a sacar la propia agua de la verdura. De ahí sacas el agua que al estar mezclada con sal se convierte en salmuera (agua salada). Así fermentas el alimento bajo su propia salmuera. Este es el caso del chucrut.

    • Método Salmuera

En este proceso no picas las verduras en trozos pequeños, sino que las dejas en trozos grandes o enteros. Luego las sumerges en agua salmuera que preparas al momento. Las verduras se fermentan, la única diferencia es que con este método se conservan enteras. 

 

Como puedes ver, hay diferentes tipos de fermentación. Dependiendo del tipo de alimento, a veces tienes varias opciones para fermentar.  En el caso del yogurt y del kéfir solo puedes fermentar de una sola forma, que es introduciendo un cultivo. 

 

Estos métodos de preparar fermentos o encurtidos son totalmente caseros, y no tienen mayor dificultad de elaboración. Es por esta razón que te invito a que pruebes alguna de las distintas formas de crear fermentos, ¿cuál vas a intentar esta semana?

 

No olvides suscribirte al Newsletter y mandarme todas tus preguntas o fotos de tus fermentos por Instagram.

 

tipos fermentacion encurtidos fermentados caseros