Te ha pasado que cuando vas a un supermercado o a una tienda, ves los frascos de encurtidos pensando ¿se podrán hacer en casa? La verdad es muy fácil hacerlos. Hay una gran variedad de fermentos y en esta ocasión te comparto la receta para hacer cebollas encurtidas.

 

La fermentación de cebollas no requiere muchos pasos, pero sí muchos deseos de preparar algo sano. Para ello será necesario usar salmuera, que no es otra cosa que agua salada en cierto porcentaje.

 

Ingredientes:

  • 1 frasco de vidrio con capacidad de 1 litro
  • 2 cebollas grandes (de cualquier color)
  • 1 Litro de agua sin cloro
  • Sal

 

Preparación de Cebollas Encurtidas

  1. Pela y corta una cebolla en tiras (corte juliana)
  2. Agrega 30 gramos de sal al litro de agua (salmuera al 3%).
  3. Mete la cebolla en julianas al frasco.
  4. Cubre el frasco con salmuera. Es importante que el líquido de la salmuera cubra totalmente las cebollas.
  5. Parte un pedazo redondo de la otra cebolla y ponlo encima haciendo una especie de tapa. El peso ayuda a que las cebollas en juliana se queden en el fondo del frasco.
  6. Tapa el frasco bien.
  7. Deja fermentar las cebollas por 3-7 días en un lugar donde no les dé la luz directa del sol. Toma nota de la fecha en que empezaste a fermentarlas.
  8.  Pasados los 3-4 días pruébalas y, si están a tu gusto, puedes meterlas en el refrigerador.

 

¡Y listo! Puedes usar tus cebollas en cualquier guiso o platillo como lo harías regularmente, incluso en ensaladas y como acompañamiento.

 

Para conocer más recetas de fermentos, suscríbete al Newsletter y sigue a Encurtidos Caseros en Instagram.

 

cebollas fermentadas probioticos encurtidos fermentos caseros